criticas (886)
    Criticas de Cine (145)
    Deportivas (37)
    Duras (222)
    Generales (252)
    Juegos (27)
    Literatura (50)
    Musica (76)
    TV y Famosos (77)
   eroticos (3048)
    Anales (115)
    Desvirgaciones (403)
    Dominación (116)
    Fantasías Eroticas (210)
    Gays (497)
    Hetero (787)
    Lesbianas (161)
    Lluvia dorada (28)
    Orgías (164)
    Otros (332)
    Sadomaso (35)
    Transexuales (57)
    Voyerismo (67)
    Zoofilia (76)
   fantasia (2148)
    Epica (233)
    Fantasia General (543)
    Poesia (424)
    Rol (182)
    Romantica (766)
   ficcion (1044)
    Ciencia Ficción (192)
    Futuristas (102)
    Narrativa Libre (660)
    Ovnis (27)
    Snuff (67)
   humor (1088)
    Asi soy yo.... (60)
    Bromas (28)
    Chistes (398)
    Citas y Frases (42)
    Fabulas (45)
    Hechos Reales (186)
    Parodias (197)
    Piropos (67)
    Sexuales (65)
   terror (2722)
    Asesinos en serie (160)
    Espiritismo (124)
    Hechos reales (724)
    Pesadillas (256)
    Teorias (69)
    Terror General (790)
    vampiros (599)
 
 Top 5
    El arbol maldito (pes..
    MI VIDA
    leti y los tios bueno..
    MI AUDITOIRIA PERVERS..
    Resident Evil 3
 
Recomendamos
Relatos Cortos, la mayor web de relatos te trae relatos de terror, eroticos, humor, ficcion, fantasia y criticas.
     

  eroticos > OrgíasViolación en familia

------------------------------------------------------------------------------------
 
se publicó en la web el 17 de Enero del 2006

Desde entonces este relato ha sido leido 76,556 veces desde que apareció en www.relatoscortos.com, y ha recibido 411 votos.

Los visitantes han dejado escritos 7 comentarios

------------------------------------------------------------------------------------
  Categoría: eroticos > Orgías
  Titulo:

Estuve trabajando durante 2 años en el extranjero, por fin al regresar a casa se me ocurrió que para compensar el tiempo perdido, debíamos salir de vacaciones, así que tome a mi esposa Alejandra y a nuestros 2 hijos, Karina de 13 y Joel de 16. Había decidido ir a una cabaña que teníamos a las afueras de la ciudad, tomamos nuestras cosas subimos al auto y nos retiramos, lamentablemente en una parte del camino se descompuso el motor, no pude arreglarlo, pero ya faltaba poco para llegar, así que decidimos caminar hasta haya, y de ahí usar el teléfono para pedir una grúa, nos retiramos pero en el camino el clima empeoro y empezó a llover. A pocos metros de la carretera, ya metidos en el bosque, Karina diviso un camino de tierra, Joel diviso a pocos metros una pequeña cabaña destartalada, no podía verla bien a causa de la lluvia y el follaje de los árboles, pero ahí estaba. Llegamos a la cabaña, tocamos pero nadie contesto, la puerta estaba abierta así que entramos, ya que la lluvia no paraba decidimos quedarnos a dormir ahí, tomamos nuestras cosas y nos acomodamos. Había descansado bien, pero al abrir mis ojos vi enfrente de mí a un negro gigante, como de 2 metros de altura y gordísimo, me encontraba amarrado a una esquina, estaba acompañado de otros 2 hombres igual que él. "De nada les sirve gritar..."- dijo el negro –"…estamos muy lejos de todo como para que alguien los escuche y los pocos camiones que a veces pasan lo hacen tan rápido que no pueden oír nada."- -"¿Que quiere?"- pregunte -"POR FAVOR DEJENLAS EN PAZ"- gritaba al ver como tocaban a mi hija y a mi esposa -"Que hermosa hembra" dijo el negro mayor pasando su mano por la cara de Ale, ella aun con lagrimas que brotaban de sus ojos giraba su rostro para evitarle pero eso solo parecía divertirle. -"Apuesto que este puto no te satisface en la cama" le decía riéndose. -"Jorge quédate tranquilo que no nos va a pasar nada. ¿Y usted que quiere?"- dijo Ale con un coraje que la sorprendía. -"¿No sabes lo que quiero?"- le dijo el negro con una sonrisa. -"¿Y si se lo doy nos va a dejar en paz?"- -"Puede ser, pero te tienes que portar muy bien"- -"Por Favor, Ale NOO"- grite -"Tranquilo Jorge que no va a pasar nada. Esta bien, pero dejen que mis hijos se vayan y haré lo que ustedes quieran."- dijo Ale -"Pero si los chicos quieren ver, ¿No es verdad chicos?"- dijo sin apartar la mirada de los ojos de Ale. Los chicos lloraban porque no los dejaran solos, tenían bastante miedo. -"Ya vez, may los nenes se quedan y si no quieres que corra sangre infantil nos vas a dar lo que queremos."- dijo Mal riendo y mirando a sus hermanos que habían dejado de apalear a Rolando que sin fuerzas y rendido sobre el sofá miraba a su esposa con ojos empapados por las lagrimas. -"Por lo menos llévenlos arriba para que no vean a su madre en esta situación."- rogó Ale esperando encontrar al rastro de bondad en ellos. -"No mami, los niños se quedan y vos nos vas a satisfacer a mí y a mis hermanos o de aquí no se va nadie"- dijo Los tres negros sacaron sus vergas y las pusieron enfrente de ale que había cerrado los ojos debido al olor pero al abrirlos pudo ver las enormes herramientas que traían aquellas bestias, eran tan descomunales como ellos, largas y gruesas. Al principio se aterro, pensaba en el destrozo que esas tres vergas le harían pero luego de un momento decidió no darles el placer de asustarse y tomo la mas larga, la del gordo, con una mano y poniendo cara de asco, debido al hedor, se la llevo a la boca mientras que con la otra mano pajeaba la de C (otro de ellos) que era la mediana, mientras que M (otro)estaba enojado por ser el último. Karina miraba todo con mas atención que asco, nunca había visto un pené masculino (el de su perrito no contaba) y menos uno de ese calibre y ahí tenia tres que más que penes parecían alguna otra extremidad y no podía creer que a su madre siquiera le entrara la punta en la boca. Joel del otro lado también podía ver a su mama con ese monumento de carne en la boca y parecía hipnotizado por la imagen de eso tan enorme en la boca de su madre. Luego de un rato Ale se olvido de la razón por la cual estaba haciendo eso, tal vez la abstinencia de sexo de 2 años la llevaron a empezar a disfrutar de las maravillas extraordinarias que tenia enfrente y para su sorpresa y horror se oyó como se le escapaba un gemido cuando le mamaba la pija a M. Los tres negros rieron -"¡¡Hey, parece que al pequeño le gusta ver a su madre chupar pijas!!"- Esto llamo la atención no solo de los otros 2 sino de Ale, que por un momento se quedo cortada al verse sin las vergas en su cara, y mia que no podía creer que su hijo se excitara al ver a su madre. Karina seguía llorando pero se había percatado del bulto de Joel Ale pese a su excitación al ver el bulto de su hijo volvió un poco a la realidad y pidió que dejaran en paz al niño que no importaba lo que hicieran con ella o le dijeran pero que dejaran en paz al muchacho. -"Vamos mami, deja que tu hijo se divierta también, chupasela -"¿Y bien Chico, que dices?, ¿Te gustaría que tu mama te chupara la pija?"- dijo M -"Hijo de puta deje en paz a mi hijo."- lloraba Ale ya sin fuerzas. M no le hacia caso, solo se limitaba a mirarla a ella y a su hijo, -"Vamos chico, ¿acaso no te calienta tu madre?, Porque tus pantalones dicen lo contrario."- -"¿Te gusta tu madre?, Bueno cómele la concha entonces."- le dijo gritando –"Si no lo haces voy a matar a tu padre a golpes."- Termino de decir esto y con un fuerte tirón le arranco la bombacha a Ale y volvió a pasar el rostro del chico por la vagina de su madre. Ale en un suspiro, bastante audible para todos los presentes, le dijo –"Joel ven y cómele a mami la conchita."- El silencio fue general, nadie lo esperaba, Karina dejo de llorar, Juan paso su lengua por la concha de su madre. Ale seguía llorando pero las lamidas de Joel pronto surtieron efecto, para solo tener 12 años, el chico lamía como si lo viniera haciendo todo su vida y la concha de Ale estaba necesitada así que los mimos de su hijo comenzaron a arrancarle gemidos y suspiros que fueron la alegría de los negros. Voltee y que sorpresa vi a M masajeando el culito de mi hija totalmente extasiado, con la verga parada a mas no poder, mientras que mi hija se encontraba en la misma situación que él tan perdida en esa irrealidad que parecía no estar en este mundo, pero esta viva podía ver caras de dolor cuando con sus pellizcos, M, le lastimaba el culo. La escena entre Ale y Joel tenia a los negros a 100, Joel metía toda su lengua dentro de la concha de su madre y la movía, luego recorría el borde de sus labios vaginales con la punta de la lengua hasta llegar al clítoris el cual chupaba como al mas dulce de los caramelos y en el pantalón de Joel el bulto era más evidente que nunca, eso hizo que la curiosidad (y el morbo) de M fueran al extremo por lo que desato a Ale ya totalmente entregada al placer y a mi hijo tan excitado como su madre para ver como se desenvolvían. Una vez desatados, Ale separa la cabeza de su hijo de su entrepierna y poniendo de pie a Joel le baja los pantalones de un tirón sacando a la luz el pene de su hijo en plena erección. El pene de Joel todavía estaba en desarrollo por lo que no alcanzaba los 12 cm. Pero eso a Ale no le importo, hizo que Joel se acostara en el piso sucio y comenzó a besarlo con dulzura comenzando por su cuello y bajando hacia sus tetitas luego bajo con su lengua por su pancita y se detuvo en su todavía lampiño pelvis, para contemplar el pene de su hijo. Tanto Ale como Joel decían palabra alguna solo se limitaban a mirarse, Ale tomo la manita de su hijo y la puso sobre una de sus tetas y le indico como proceder para masajearla, mientras con su otra mano pajeaba a su hijo, luego bajo su boca hasta la pija de Joel y comenzó a devorarla con voracidad. El niño se derretía en su boca, pese a la situación, para él ese era el cielo y para su madre la cosa era bastante parecida, al poco rato Joel vertía su lechita en la boca de su madre que se deleitaba y se relamía saboreándolo todo. Luego de sobarle bien el pene a su hijo, Ale se dispuso a clavarse la pija de Joel en su encharcada concha, para su propio deleite y para el de los negros que la alentaban a que se cojiera a su hijo. Los negros disfrutaban con cada subida y bajada de Ale sobre el pene de su hijo y decidieron dejarlos tranquilos por un rato y buscar mas diversión por otro lado fue así que M vio como su hermano M se pajeaba con el culito de Karina y se le antojo probar esa fruta. M le bajo los pantalones a mi hija, -"¿Y papi, todavía nos has probado el culito de tu hija?, No te preocupes nosotros lo haremos por ti."- dijo C Como los tres hermanos ya tenían sus vergas fuera de sus pantalones, se pajearon, mirando alternadamente a la pareja madre e hijo y el culo de Karina. M humedeció su regordete dedo medio en su boca y comenzó a juguetear con el ojete prieto de la niña y esta ponía caras de dolor cuando M introducía la punta de su dedo, pero esa era toda la respuesta de Karina, parecía que también el dolor se había ido de viaje junto con su mirada y sus pensamientos. M jugaba con el culo de la niña y pasaba su lengua por la conchita de Karina probando con su lengua su virginidad al tiempo que sus hermanos reían y continuaban pajeandose. Mi esposa e hijo, ahora haciendo un 69 mientras que al otro lado mi hija estaba siendo lamida por los tres monstruos que le habían arrebatado a su familia, pero el acabose fue cuando de los labios de su propia hija comenzó a oír gemidos también; allí estaba ella con todo el dedo de M metido en el culo y con la lengua de este en lo mas recóndito de su vagina, sus gemidos (obviamente de placer mezclados con dolor) se incrementaban a medida que M forzaba otro dedo en su culo, y al cabo de un rato otro y luego otro y así hasta tener cuarto adentro mientras el negro le lamía mas rápidamente su conchita. -"Vamos Kari, déjate llevar, linda que te va a encantar."- decía Ale a su hija, mientras tenia 2 dedos metidos en culo y cabalgaba ferozmente a su hijo. Los negros rieron con placer al ver lo puta que era Ale y se preguntaban si la niña seria tan puta como la madre, que por lo visto así era. M se aburrió de meterle dedos a Karina por lo que se irguió y se dispuso a enterrarle el vergón que tenia por el culo a la niña, y que ciertamente era mas grueso que los 4 dedos que le había metida ya. Coloco la punta de su pija en el culo de la niña y de un solo empujón la metió por completo arrancándole un grito desgarrador. Luego de unos cuantos mete-saca el dolor en la niña comenzó a desvanecerse dando paso a una sensación mas placentera al poco tiempo ya gemía de nuevo pero esta vez sin que M tuviera su lengua en su interior. M bombeo por un tiempo mas hasta que gritó a voces que se venia, retiro rápidamente su pija del culo de la niña dando lugar a C y se dirigió hasta donde estaba Ale con su hijo, esta vez no-tubo que obligarla a abrir la boca, esta vez ella lo esperaba, y donde todo comenzó para M, todo termino, acabo en la boca de Ale que con deleite saboreaba cada gota. -"Oye, pequeña. ¿Quieres que papá te coja por el culo?"- dijo M, mientras sus hermanos miraban y se reían y llamando la atención de Ale y Joel. -"Por favor déjenla en paz, ya ha sufrido bastante."- dije -"Papi, métemela por el culo, quiero sentir tu lechita en mi colita"- dijo Karina con una sonrisa en su boca y los ojos cerrados como si estuviera en un delicioso sueño y no quisiera despertarse. -"¿Pero Kari que estas diciendo?, estos negros…"- -"No importa, papá. Metele la verguita en la colita a tu hijita"- respondió Karina con voz querendona y somnolienta. Al poco tiempo arremetía violentamente el culo de mi hija que gemía como una puta, al otro lado de la habitación Joel también cogia a su madre por el culo ya que le había pedido a su madre hacer lo mismo que su Papa le estaba haciendo a Kari. El orgasmo me llego al tiempo que mi hija al grito –"Ay papa, ay papa"- también se acababa con la pija de su padre metida en el culo. A la mañana siguiente fui el último en despertar, los chicos ya habían levantado el campamento y Ale le curaba unos cortes que tenia en el rostro, pregunto a mi mujer –"¿Están todos bien?"-. Ale con una sonrisa en los labios asintió, me contó que cuando ellos se despertaron los negros ya no estaban se habían llevado algunas mochilas y mi cartera, me incorpore y apresure a mi familia, a juntar las cosas para irse de ese maldito lugar lo antes posible, todos hicieron caso y al poco tiempo ya estábamos en la carretera de nuevo los chicos delante cargando los bolsos y Ale. De pronto me vi a mi mismo no pudiendo apartar la vista del culo de mi hija y al notar que el pantalón blanco que Karina llevaba tenia un mancha amarillenta en el medio sentí que mi verga reaccionaba, Ale apoyo su mano en mi paquete voltee y ella me sonreía. -"Chicos, vamos a armar un campamento en el bosque para comer y luego seguimos el viaje"- les dijo Ale a los chicos. -"Menos mal ya estaba cansado, además quiero probarle el culo a Kari."- dijo Joel con alegría, mientras su hermana se reía y contestaba –"Pero no me acabes en el culo que quiero probar tu lechita Joel". - -"Vamos Jorge que ahora nos toca a nosotros dos ponernos a tiro"- dijo Ale tirando de mi mano jalándome hacia el bosque. Pero esa se las contare después. Atte. Joel Vega jovit309@hotmail.com


------------------------------------------------------------------------------------
Vota este relato
0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10

------------------------------------------------------------------------------------
Comentarios



Busca relatos



InicioAgregar a favoritosPoner como página de inicio
siguenos en feedsiguenos en facebook.comsiguenos en twitter.com


¡Tu también nos puedes enviar tus propios relatos!
[Enviar relato]








Web desarrollada con Iwcms.com
Impresiones Web, SL. C/ San Bernardo, 123, 7ª Planta;28015, Madrid (España).Tlf: +34 911 61 01 13 E-Mail : info@impresionesweb.com
Inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, Tomo 19602, Folio 112, Sección 8ª, Hoja M-344480, con CIF B-83844787.