criticas (886)
    Criticas de Cine (145)
    Deportivas (37)
    Duras (222)
    Generales (252)
    Juegos (27)
    Literatura (50)
    Musica (76)
    TV y Famosos (77)
   eroticos (3048)
    Anales (115)
    Desvirgaciones (403)
    Dominación (116)
    Fantasías Eroticas (210)
    Gays (497)
    Hetero (787)
    Lesbianas (161)
    Lluvia dorada (28)
    Orgías (164)
    Otros (332)
    Sadomaso (35)
    Transexuales (57)
    Voyerismo (67)
    Zoofilia (76)
   fantasia (2148)
    Epica (233)
    Fantasia General (543)
    Poesia (424)
    Rol (182)
    Romantica (766)
   ficcion (1044)
    Ciencia Ficción (192)
    Futuristas (102)
    Narrativa Libre (660)
    Ovnis (27)
    Snuff (67)
   humor (1088)
    Asi soy yo.... (60)
    Bromas (28)
    Chistes (398)
    Citas y Frases (42)
    Fabulas (45)
    Hechos Reales (186)
    Parodias (197)
    Piropos (67)
    Sexuales (65)
   terror (2722)
    Asesinos en serie (160)
    Espiritismo (124)
    Hechos reales (724)
    Pesadillas (256)
    Teorias (69)
    Terror General (790)
    vampiros (599)
 
 Top 5
    modelo
    Aquellas noches de Ab..
    una rica chupada
    lo que aun no me pued..
    Mi tia poseida por un..
 
Recomendamos
Relatos Cortos, la mayor web de relatos te trae relatos de terror, eroticos, humor, ficcion, fantasia y criticas.
     

  terror > vampirosProfundo

------------------------------------------------------------------------------------
 
se publicó en la web el 09 de Julio del 2003

Desde entonces este relato ha sido leido 354 veces desde que apareció en www.relatoscortos.com, y ha recibido 0 votos.

Los visitantes han dejado escritos 1 comentarios

------------------------------------------------------------------------------------
  Categoría: terror > vampiros
  Titulo:

Me despertó el sonido chirriante de una visagra. Por unos instantes pensé que se trataba de un sueño de esos que dejan una sensación de experiencia real cuya intensidad, muy superior a las de las vivencias, convierte en dudosa su autenticidad. Me incorporé y permanecí inmóvil con los ojos abiertos unos instantes. Encendí la luz de la mesilla, ,y, tan pronto como se iluminó mi dormitorio, volví a escuchar aquel desagradable sonido que me había despertado. Un escalofrío me sacudió, estaba sola, eran las dos de la madrugada y no esperaba a nadie. Sin embargo, lo más desconcertante era que no existía ninguna puerta en el apartamento que pudiese producir ese chirrido... y sin embargo... era tan real y tan familiar... Me incorporé y caminé temblorosa hasta salir de la habitación. Al entrar en el salón me di cuenta de que no estaba sola. Hasta aquel momento nunca había conocido el pánico absoluto, el terror estremecedor y fundado en un hecho, en algo más que una ficción. Tumbada, en el sofá, había una mujer. A oscuras percibí su silueta, juvenil y graciosa, cubierta por una vaporosa túnica negra. Observé sus largos brazos, sus piernas blancas y y largas, sus pechos firmes, su distinguido cuello, y a pesar de la armonía de cada una de sus formas, sentí pavor. Su cara estaba cubierta por un velo negro desde la frente, y el oscuro cabello caía sobre sus hombros con un brillo que me recordó las llamas de los infiernos en los que, desde mi infancia, había dejado de creer. Horrorizada comprobé entonces, que según su torax y abdomen se hinchaban llenándose del aire que aquella extraña figura inhalaba, el terrorífico sonido que minutos antes me había sobresaltado sacudía mis oídos. ¡Era las respiración de aquel ser que estaba frente a mí la que me había despertado! Con cada expiración una ola de hedor insufrible me sacudía. No sé que extraña fuerza, aún no entiendo que misterioso mecanismo de la naturaleza me empujó hacia aquel ser, pero sin apenas darme cuanta, avancé en tres grandes pasos al lugar en el que se encontraba y, enfurecida, la despojé del velo que cubría su rostro. Dos ojos extraordinariamente grandes y redondos se clavaron como dagas en mí. Las enormes pupilas, rodeadas por un iris rojizo, parecían querer arrastrarme dentro de su oscura tenebrosidad. El resto de la cara apenas era perceptible ya que casi todos los rasgos parecían haber sido desfigurados de forma cruel. La piel de la frente y mejillas estaba quemada, y una cicatriz horizontal atravesaba la barbilla. Me cubrí la boca con las manos y caí hacia atrás, desprovista de manera sobrenatural de mis fuerzas. Deseé gritar, pero nigún músculo de mi cuerpo parecía responderme, nadie vendría a ayudarme. Aquel ser infernal se abalanzó entonces sobre mí abriendo la boca y mostrándome una dentadura compuesta por colmillos afilados, como si de un tiburón satánico se tratase. Intenté gritar, intenté huir, intenté luchar... pero no podía moverme... mi cuerpo había dejado de ser mío y poco a poco... me desvanecía en una entrega total al monstruo que, a dentelladas, me estaba devorando, arrancándome carne, vísceras e incluso huesos... No sé durante cuanto tiempo permanecí inmersa en un sueño profundo y oscuro, tan oscuro que olvidé que alguna vez había conocido la luz, la vida, y los días, tal y como las personas corrientes, los conocen. Tan oscuro que cuando repentinamente una muchacha hermosa, en medio de un lugar desconocido, rasgó una especie de tela que cubría mi cara dejándome ver su rostro luminoso completamente aterrorizado, una suerte de ira incontenible mezclada con voraz deseo me empujó hacia ella, hacia su sangre ardiente y viva, tan viva como la que una vez, yo, tuve en mis venas.


------------------------------------------------------------------------------------
Vota este relato
0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10

------------------------------------------------------------------------------------
Comentarios



Busca relatos



InicioAgregar a favoritosPoner como página de inicio
siguenos en feedsiguenos en facebook.comsiguenos en twitter.com


¡Tu también nos puedes enviar tus propios relatos!
[Enviar relato]








Web desarrollada con Iwcms.com
Impresiones Web, SL. C/ San Bernardo, 123, 7ª Planta;28015, Madrid (España).Tlf: +34 911 61 01 13 E-Mail : info@impresionesweb.com
Inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, Tomo 19602, Folio 112, Sección 8ª, Hoja M-344480, con CIF B-83844787.