criticas (886)
    Criticas de Cine (145)
    Deportivas (37)
    Duras (222)
    Generales (252)
    Juegos (27)
    Literatura (50)
    Musica (76)
    TV y Famosos (77)
   eroticos (3048)
    Anales (115)
    Desvirgaciones (403)
    Dominación (116)
    Fantasías Eroticas (210)
    Gays (497)
    Hetero (787)
    Lesbianas (161)
    Lluvia dorada (28)
    Orgías (164)
    Otros (332)
    Sadomaso (35)
    Transexuales (57)
    Voyerismo (67)
    Zoofilia (76)
   fantasia (2148)
    Epica (233)
    Fantasia General (543)
    Poesia (424)
    Rol (182)
    Romantica (766)
   ficcion (1044)
    Ciencia Ficción (192)
    Futuristas (102)
    Narrativa Libre (660)
    Ovnis (27)
    Snuff (67)
   humor (1088)
    Asi soy yo.... (60)
    Bromas (28)
    Chistes (398)
    Citas y Frases (42)
    Fabulas (45)
    Hechos Reales (186)
    Parodias (197)
    Piropos (67)
    Sexuales (65)
   terror (2722)
    Asesinos en serie (160)
    Espiritismo (124)
    Hechos reales (724)
    Pesadillas (256)
    Teorias (69)
    Terror General (790)
    vampiros (599)
 
 Top 5
    MI AUDITOIRIA PERVERS..
    Resident Evil 3
    SMS
    La Jubilacion
    Aún tengo esperanza.
 
Recomendamos
Relatos Cortos, la mayor web de relatos te trae relatos de terror, eroticos, humor, ficcion, fantasia y criticas.
     

  terror > EspiritismoLA MALDICION DE CANDELO.

------------------------------------------------------------------------------------
 
se publicó en la web el 12 de Mayo del 2004

Desde entonces este relato ha sido leido 2,273 veces desde que apareció en www.relatoscortos.com, y ha recibido 16 votos.

Los visitantes han dejado escritos 12 comentarios

------------------------------------------------------------------------------------
  Categoría: terror > Espiritismo
  Titulo:

LA MALDICION DE CANDELO El joven ñu tenia una sed incontrolable, sus debilitadas fuerzas no le permitirían alcanzar a la manada, ni mucho menos llegar al próximo río, y conocía por una cicatriz en su pata trasera izquierda del peligro que entrañaban las corrientes que tenia al frente y que le llamaban a calmar su sed, por eso fue prudente. Antes de inclinar la cabeza a catar el líquido apetecido, conecto todos sus sentidos en atención de algún ruido, sonido o movimiento extraño que provinieran de aquellas aguas belicosas. Permaneció un buen rato con su mirada y demás sentidos oteando toda el área circundante, especialmente el horizonte Norte-Sur y viceversa de aquellas corrientes, famosas por albergar cocodrilos y caimanes de todas las especies. Dentro del agua, y a menos de un metro de donde el se encontraba, lo observaban inmóviles dos ojazos prehistóricos detrás de los cuales había un cuerpo acuático de una proporción imponente y de un aspecto diabólico. Era Comodoro, el cocodrilo más sabio y feroz de todos. Ningún animal se acercaba cuando Comodoro acechaba una presa, por eso aquel silencio, aquella tranquilidad misteriosa que confundía y a la vez confortaba al joven ñu. Comodoro podía esperar pacientemente toda una vida y de antemano sabía los resultados. Desde muy pequeñín, me familiarice con los vocablos loases, petroses, guedeses, metresas. indios, ya que Esther, mi madre, era lo que en la cosmogonía religiosa caribeña se le llamaba caballo, es decir, que a mi infantil parecer, se había bautizado para obtener el privilegio de que esos espíritus ingresaran a su cuerpo y su conciencia para hacer el bien o el mal dependiendo de las exigencias del usuario de sus servicios. Los miércoles y sábados eran día de fiesta en mi casa, no tan solo por la gran cantidad de personas importantes que venían a consultar por vía de mi madre a loases como Ogun Balendjo, la Metresili, Toroliza, Bakúlu Baká, Belié Belcan, Anaisa Pyé y algunos otros guedeses y metresas, sino porque después de cada jornada de trabajo, había dinero para todos mis gustos, como para los de mis hermanitos y hermanitas, y se aseguraba el pago de agua, luz, teléfono, telecable, y energía eléctrica del mes, ya que los usuarios pagaban muy bien las labores de mama de hacer y deshacer amores, producir maldad a terceros, y despojar o ingresar espíritus del bien o del mal a parientes, amigos y enemigos, curar enfermos, y hasta cuestiones tan baladíes como indagar sobre la lealtad de parejas, o la conveniencia o no de realizar planes y proyectos personales, como viajes y negocios. Quizás, papa, un obrero de tercera clase con salario mínimo, aceptaba, aun a regañadientes, esta clase de trabajo “espiritual” de mi madre. Yo disfrutaba, aveces hasta reía a carcajadas, viendo a mama fumando unos cigarros mas anchos que su frágil muñeca, llamados Tabaque así como tomando botellas de ron llamadas Tafia como si fueran vasos de agua, sin embargo me asustaba cuando arribaba un espíritu tipo “loa” que los concurrentes reverenciaban sobremanera y le llamaban Candelo Cedife, quien cuando se encarnaba en mi madre bramaba como los toros, y repetía à BON SOIR LA SOCIETE, añadiendo luego : OU EST MA PETITE AMIE?, MON CHEVAL, SOIN AVEC MON CHEVAL?, MON CHEVAL EST MOI, SEULEMENT MOI, enfatizaba, refiriéndose a que mi madre le pertenecía y como amenazando a todo aquel que osara interponerse en el camino de ella. Por eso me miraba con desprecio y a mi padre con rencor, ya que en su calidad de espíritu debía conocer el profundo amor que le profesaba a mi madre, y por su lado mi padre nunca conoció a otra mujer. Se despedía con una voz encantadora y melodiosa: La BÉNÉDICTION à TOUS. Una noche, me despertó un calor tan intenso que mi camastro estaba empapado de mi propio sudor, así como un vaho mas penetrante e insoportable que el que se produce en las granjas de cerdos. No había energía eléctrica. La oscuridad era total, al salir zigzagueando en la búsqueda de un fósforo para encender una vela sentí en mi cuello, la punta del metal frío del cañón de la pistola de papa, Quien anda?... Al identificarme, se dejo caer en el sofá, donde aparentemente estaba acostado, y de manera sorprendente, por mi edad, me confeso las penas que le torturaban: Mi hijo, hace ya mucho tiempo que no duermo con tu mama, ¨El¨ me la ha arrebatado. Ya no recuerdo cuanto tiempo llevo durmiendo en este sofá. “El” se acuesta con ella cuando le place, ahora mismo esta ahí, adherido a tu madre como una sanguijuela; no permite que me acerque, me desafía, no se que hacer. Yo si sabia, a mi edad había leído a Dickens y a Verne, y la intuición de mis 8 años no me engañaba. Por eso ya había platicado al respeto con la Madame Misua, comadre de mi madre, quien gozaba del privilegio de ser caballo de Blackaman y Papa Legba, los Espíritus superiores del panteón caribeño. Incluyendo a las 21 Divisiones, por lo que al día siguiente lleve a mi papa a su altar. Y el mismo Papa Legba, hablando por boca de ella nos advirtió que los celos de Candelo Cedife, Rey del Fuego, no eran contra nosotros, sino contra Tindjo Alague, el Rey Indio de las Aguas, quien era su amante y a quien ella también amaba, asimismo nos explico que todos los varones de las distintas divisiones estaban por igual enamorados de Esther, por una razón simple, ella estaba en una condición limbotica, vulnerable, ya que no se había bautizado, como inocentemente creía yo. Amaba, según Papa Legba. a Tindjo Alague mas que a nosotros mismos, y por esa razón Candelo, quien también estaba locamente enamorado, se apoderaba de ella de noche en noche, haciéndose acompañar de un ejército de petroses. para alejar a Tindjo Papa y yo, tratamos de hacer al pie de la letra las recomendaciones de la Madame Misua, después del ritual de lo que ella le llama el refrescamiento y el aplazamiento, nos dimos un baño de agua bendita, para protegernos de Candelo, y aquella noche imborrable, junto a la madame, llevamos a mama a las orillas de aquel río, para zambullirla y dejar caer la sangre de una gallina degollada sobre su cabeza, fase indefectible y final de su bautismo, con el consiguiente peligro de que los cocodrilos y caimanes despertaran por el olor de la sangre y fuéramos victimas de sus fauces. De repente, antes de empezar la ceremonia, el aire fresco y perfumado de la ribera se lleno de aquella hediondez inaguantable, algunos arbustos del bosque cercano a la ribera empezaron a incendiarse, y mi madre empezó a hablar con aquella voz ronca, alegre y melodiosa: BONNE NUIT La SOCIÉTÉ, AVEC MON CHEVAL NE JOUE PAS, Je PRENNENT MON CHEVAL, AU REVOIR, DAMES ET MONSIEUR Y se despidió con las terribles palabras, La MALÉDICTION à TOUS , traducido por mi papa decía mas o menos que con su caballo no se jugaba, que se la llevaba, y nos maldijo, cayendo mi madre en un estado comatoso que la llevo a la muerte tres días después sin recobrar el conocimiento por una cirrosis hepática aguda, según diagnosticaron los galenos que le atendieron. Dos semanas mas tarde, tuvimos noticias de que Madame Misua, quien nos acompaño aquella noche, había muerto con todos sus hijos cuando, según las malas lenguas, las llamas de las velas de su altar se convirtieron en una fogata enorme que consumió en fracciones de minutos, toda la casa. -La Maldición de Candelo-, me dijo mi papa, quien al otro día apareció colgado de un árbol, cerca de la ribera del río. -La maldición de Candelo-… me repetí muchas veces preocupado, porque yo, aun fuera un niño, también participe de la ceremonia de iniciación de mi madre y a mis oídos también llegaron aquellas palabras siniestras. Vine a conocer la parte que me correspondía de aquella condenación por las muertes de mis tres esposas de manera natural, pero siempre ligadas al fuego de una u otra manera, y ahora trato de explicártelo y tu me dices que no, que tu hablaste con el sacerdote y que te dijo que eso era pura tontería, y que si fuere verdad se remediaría casándonos por la iglesia, que es lo que tu quieres, y no quiero, porque después de la muerte de Mercedes, mi ultima compañera, jure criar solo a mis hijos y no casarme nunca jamás, y menos contigo, que eres como una santa para mis niños huérfanos, y a quien amo de todo corazón. No es que no quiero, es que no puedo, no quiero sufrir tu muerte segura, pero tu insiste, y acordaste la fecha con el sacerdote, compraste los anillos, alquilaste tu traje , contrataste las bebidas y aperitivos, te encargaste de los Padrinos, elaboraste la lista de invitados y aquí estamos como quisiste, en la iglesia para contraer una nupcias que me plantea nefastos presentimientos. -Esta lloviznando afuera-, dijo el sacerdote, -es un buen augurio-, mientras introducía el anillo de boda en el dedo anular de mi mano izquierda, conforme el pianista y el violonchelista, también contratados por ti, tocaban una tonada realmente desagradable, -aunque es un poco extraño que llueva para esta época-, prosiguió en voz muy baja el párroco, ofreciéndonos el sacramento y haciéndonos jurar lealtad para toda la vida. Terminado aquel riguroso e interminable ritual nos disponíamos a salir con invitados y padrinos hacia la casa que habías alquilado para la celebración, no si antes atender una llamada del sacerdote, con quien sostuvimos una conversación delante de la puerta del frente sur de su parroquia, en la cual trato de tranquilizarme respecto de lo que el llamaba mis fantasmas particulares. -Me parece que no es una llovizna cualquiera-, repitió esta vez con una voz mas alta y preocupante el sacerdote, y no termino sus palabras cuando el horizonte se obscureció, emergieron como de la nada unas nubes de un gris oscuro, casi negro e inmediatamente el cielo se encendió entre llamaradas de rayos y centellas y los ruidos enloquecedores de los truenos nos hizo comprender que la tormenta eléctrica estaba justamente encima de nosotros. El ñu forcejeaba desesperadamente, con sus dos patas delanteras tratando de deshacerse inútilmente de aquella poderosa mandíbula antediluviana, cuyos enormes colmillos le atenazaban el cuello al ritmo de feroces zarandeos, halándole hacia aquel liquido cristalino que hacia unos momentos necesitaba para sobrevivir. JOAN CASTILLO, Flycobra90@yahoo.com 08 Marzo, 2004.


------------------------------------------------------------------------------------
Vota este relato
0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10

------------------------------------------------------------------------------------
Comentarios



Busca relatos



InicioAgregar a favoritosPoner como página de inicio
siguenos en feedsiguenos en facebook.comsiguenos en twitter.com


¡Tu también nos puedes enviar tus propios relatos!
[Enviar relato]








Web desarrollada con Iwcms.com
Impresiones Web, SL. C/ San Bernardo, 123, 7ª Planta;28015, Madrid (España).Tlf: +34 911 61 01 13 E-Mail : info@impresionesweb.com
Inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, Tomo 19602, Folio 112, Sección 8ª, Hoja M-344480, con CIF B-83844787.